• MVCH

Las ciudades, la movilidad y la paradiplomacia.

Por: Dr. Fernando Díaz Pérez


Un problema muy actual de nuestras ciudades es la movilidad, el traslado de mercancías y personas es una variable importante en las decisiones de turismo, inversión, residencia etc. Las calles, avenidas, paseos, banquetas han sido el espacio público dedicado, y a veces diseñado, para este fin. El desarrollo y crecimiento de las ciudades ha visto pasar diferentes formas de tracción, en el espacio temporal, la tracción humana y animal ha sido históricamente las de mayor uso; hasta la Revolución Industrial,que cambia drásticamente la forma de vida de las personas y las sociedades. Las ciudades son además de centros de poder y el lugar donde se establece el mercado, lugares de producción y consumo cada vez más masificado; las ciudades se vuelven cada vez más grandes y la movilidad se adapta a los cambios, los carros tirados por caballos se sustituyen por automóviles, autobuses, tranvías y trenes.


Las grandes ciudades han tenido que hacer una importante inversión en novedosos y eficientes sistemas de movilidad para resolver un tema que podría volverse problemático y en ese tránsito han inspirado a otras ciudades.Tal es el caso de las ciudades mexicanas. Uno de los primeros casos fue el de los tranvías a principios del siglo XX en la ciudad de México, este fue un cambio radical en una ciudad que se abría a la modernidad al estilo “porfirista” y que permitió la expansión de la ciudad “histórica” mucho más allá de sus límites tradicionales.

Pero el gran cambio tendría que esperar prácticamente medio siglo. En este momento gran parte de las grandes ciudades del mundo contaban con un tren urbano o “metro” en su modalidades subterránea o elevada para resolver sus problemas de movilidad. La Cd. de México experimentaba otro fuerte periodo de expansión como resultado del “milagro mexicano” y sus problemas de movilidad requerían de una solución apremiante. La respuesta fue la construcción de un tren urbano como sistema de movilidad masiva, inspirado en el Metro de Paris (y financiado por capital francés), de esta manera nace el Sistema de Transporte Colectivo de la Ciudad de México o “Metro” para sus habitantes.


Las soluciones que una ciudad puede dara sus problemáticas (en este caso ejemplificamos con la movilidad) pueden estar ensayadas y probadas en otras ciudades y pueden ser llevadas como tales, adaptadas o servir de inspiración a nuevas. Este es el caso los sistemas de autobuses articulados en carril confinados (también conocidos como sistema de autobús de tránsito rápido, BTR, por sus siglas en inglés) que se implementa por vez primera en la ciudad brasileña de Curitiba y que serán inspiración de sistemas similares en otras ciudades de en América Latina como Bogotá, Colombia (Transmilenio); León, Guanajuato (Optibus), Monterrey, Nuevo León (Trasmetro) y Cd. de México (Metrobus).


Otro caso es el sistema de bicicletas compartidas, que comienza como unexperimento en la ciudad de Amsterdam en los años sesenta del siglo pasado, pero se populariza en la ciudad francesa La Rochelle diez años después. El antecedente de los sistemas actuales se implementó en Copenhague, uso masivo de bicicletas especialmente diseñadas, con estaciones fijas, membresía mediante una fianza mensual y espacio limitado de tránsito. En América Latina los primeros sistemas se implementan en Río de Janeiro y Santiago de Chile; en nuestro país en la ciudad de México (Ecobici) y en León, Guanajuato (Bicileón). Implementar este tipo de sistemas tiene implicaciones sobre el desarrollo urbano no solo en términos de resolver un problema de movilidad, donde la construcción de ciclovías es un elemento imprescindible, sino también entérminos de la sustentabilidad de la ciudad.


El último ejemplo sobre modelos de transporte utilizados para resolver los problemas de movilidad que están inspirados en proyectos aplicados en otra ciudad es el teleférico o sistema de trasporte aéreo por cable utilizados en las ciudades colombianas de Bogotá (TransMicable, 2004), Manizalez (Cable Aéreo, 2009),Medellín (Metrocable, 2012), Cali (MioCable, 2015), etc. A partir del año 2014 este sistema se implementa en el Municipio de Ecatepec, Estado de México con una línea y otra en proyecto y en la Ciudad de México se espera que en julio de 2021 operen dos líneas y hay otras en proyecto.

Como se observa en este pequeño recuento las soluciones a los problemas de movilidad de las ciudades son comunes, y por lo tanto son un espacio óptimo para el intercambio de experiencias en la implementación y gestión de los proyectos, elemento central de un modelo de paradiplomacia que trascienda el modelo asistencialista-tradicional. La asesoría técnica, ejecución de proyectos y solución de problemáticas serían el inicio de un dialogo con las contrapartes de otras ciudades que podría avanzar hacia coinversiones o financiamientos de los modelos de movilidad. Sí bien hasta ahora solo encontramos soluciones parecidas o modelos que “inspiran” a otras ciudades, el modelo de intercambios a través de los instrumentos de la paradiplomacia es una apuesta por un futuro compartido.


Dr. Fernando Díaz Pérez

Profesor Investigador

Departamento de Gestión Pública

Universidad de Guanajuato

21 vistas1 comentario