• MVCH

Elecciones y Paradiplomacia.

Por: Dr. Fernando Díaz Pérez


El próximo 6 de junio hay elecciones en México, las más grandes de la historia por el número de electores, poco más 93 millones; es en juego 20 mil 415 puestos de elección popular, de los cuales, 1,923 son presidencias municipales, 2,057 sindicaturas, 14,222 regidurías y 635 juntas municipales y concejalías. En estas elecciones prácticamente se renuevan todos los gobiernos locales de las principales ciudades del país, de los pueblos mágicos, de las ciudades turísticas, de las ciudades innovadoras, de las ciudades grandes, de las pequeñas, de las medianas.




Las elecciones representan la tensión del mundo político nacional, subnacional y local; cuando se ponen en cuestión (y examen) las propuestas de los partidos políticos para las ciudades, pueblos y comunidades y las políticas que llevaron a cabo los electos del proceso anterior. Con una nueva normatividad que permite la reelección en los gobiernos locales, es más real que nunca la posibilidad de los ciudadanos de castigar a los malos gobiernos, así como de premiar a los que resultaron más aceptables o que dieron los mejores resultados. Las elecciones pueden significar el refrendo del pacto social que le brinda legitimidad a los gobiernos, pero también su rompimiento y sustitución por otro, alternativo, más acorde con los objetivos de los ciudadanos.


Si bien, sabemos que la internacionalización no esta en la agenda cotidiana de las políticas impulsadas por los gobiernos locales, la renovación del personal político al frente de los gobiernos abre una posibilidad de estrenar el tema en la discusión pública y comenzar un proceso de reflexión, que alcance la implementación de los Acuerdos de Hermanamiento, el instrumento más utilizado por las ciudades, así como la exploración de otras formas de Cooperación Internacional Descentralizada que beneficie a ciudades y ciudadanos. Como conocemos, el establecimiento de Acuerdos de Hermanamiento obedece a muchas razones de tipo coyuntural y anecdótico, más que a una política expresamente diseñada y discutida públicamente para tal fin.


Las tendencias del mundo global, las corrientes migratorias, los desarrollos tecnológicos del mundo digital, el cuidado local del medio ambiente global, la inversión y la promoción económica local, las ciudades santuario para los perseguidos, etcétera, son temas que ya no pueden escapar de la preocupación y atención local. La internacionalización de las ciudades se debe posicionar como un tema estratégico en las nuevas administraciones de gobierno que estamos a punto de elegir. Como todas las políticas tiene costos, pero en el mediano y largo plazo será mas costoso el rezago, que poner las bases de conectar lo local, con toda la riqueza cultural que puede aportar al mundo, con lo global, que, con una velocidad, algunas veces vertiginosa, está transformando al mundo.


La agenda de buen gobierno de las próximas autoridades electas debe contener estas propuestas. Ya no basta con mirarnos a nosotros mismos, además hay que mirar hacia afuera; que podemos aportar para mejorar el mundo, que podemos tomar el mundo para mejorar nuestro entorno y nuestra cotidianidad. La internacionalización de las ciudades sirve también como un impulso a la democracia; no solo es observar otras formas de gestión, cómo funcionan los gobiernos de otras ciudades, cómo ofrecen los servicios públicos, cómo atienden a los grupos vulnerables, sino también como se discute y como se llegan a acuerdos.


Esperamos que los resultados de las próximas elecciones signifiquen no solo la tensión del mundo político local, sino la renovación, siempre necesaria en las sociedades democráticas, del personal político y de las propuestas para el gobierno de las ciudades. Esperamos que, dentro de las propuestas, la cooperación e internacionalización descentralizada sean prioritarias en la agenda de gobierno y que en su diseño e instrumentación priven los mecanismos democráticos de discusión y dialogo. Esperamos que estas elecciones sean un nuevo comienzo para la Paradiplomacia y al Cooperación Internacional Descentralizada.


Dr. Fernando Díaz PérezProfesor Investigador

Departamento de Gestión Pública

Universidad de Guanajuato


7 vistas0 comentarios